Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

No sé cómo, pero cuando tuve uso de razón, la corrupción estaba en su máximo apogeo, en mis tiempos de infancia se discutía “entre adultos” el paseo de Dahik por Costa Rica, Flores y Miel (que me sonaba tan dulce), después fue Abdalá con los Iracundos, la ministra Correa, las mochilas amarillas (que sí la tuve porque estudié en una escuela fiscal), a los pocos meses y con la angustia familiar del nacimiento de mi último hermano Alejandro, botaron a Bucaram los primeros días de febrero de 1997 y el parto fue el 7. Las calles de Quito estaban devastadas y la conciencia de los ecuatorianos, aún más. Rosalía tenía que ser Presidenta, eso lo establecía la constitución vigente, o al menos la mayoría de Cartas Magnas establecían aquello, pero se bailó y se volvió a bailar. La oposición, encabezada por Jaime Nebot, León Febres Cordero, Xavier Neira y demás, como ocurre tantas veces en el Ecuador, manoseó la Constitución, y el Congreso, a través de una figura incompatible con la realidad política, nombra a Fabián Alarcón Rivera como Mandatario Interino, sí, aquel momento, en Banderines Gutiérrez se desataba una y otra promoción con las bandas presidenciales. Como Gobierno improvisado que era, tuvo que improvisar, no le quedaba de otra, planificó el día a día, pagó favores relacionados con su posesión, y se fue, sin pena ni gloria, de hecho pernoctó algún tiempo desde una celda en el García Moreno, salió, absuelto o no, está libre como todo poderoso.

La historia de Mahuad está tan viva con la promoción gubernamental, que solo agregaría, que cuando a un hombre le botan al rio con los brazos y las piernas atadas, se debe buscar la manera de sobrevivir, al costo que sea, y Jamil tuvo que sobrevivir su Gobierno con la presión del cambio de milenio, y la cantidad inimaginable de errores estructurales del país, desde un sucre que se venía devaluando progresivamente, una Legislación elaborada y diseñada por malos banqueros, crisis política acumulada, y, sobre todo, la voluntad omnipresente de todo Mandatario, incluyendo los contemporáneos, de beneficiar a ciertos grupos privilegiados históricos y, en su mayoría de casos, creados por las coyunturas. Tal es el caso de negocios financieros que afloraron desde finales de los 80 e inicios de los 90, que vieron su auge en Gobiernos inestables con políticas fiscales y monetarias blandas. Los Isaías, Aspiazu, Lasso y demás, vieron el negocio del fin del siglo, cuando vincularon descaradamente, el poder político con su poder, fue tan normal verle a Ana Lucía Armijos, representante de los Bancos Privados, como encargada de la política monetaria, porque recordemos que en esos años, teníamos el control absoluto de la emisión de dinero, decía, era normal verle ocupando cargos protagónicos en el Banco Central, Ministerios del ramo, y seguir siendo, descaradamente, la ejecutora de políticas de ajuste fiscal que beneficiaba sólo a ellos, su grupo.

Siguiendo la línea histórica, Mahuad huye, le sucede Gustavo Noboa, descendiente directo de don Diego Noboa, personaje histórico y tradicional de la urbe porteña, no puedo asegurar si exponente del conservadurismo guayaco, pero su Gobierno no fue tan conmocionado, frente al anterior, más bien fue un tiempo de transición obligatoria, teníamos que acomodar nuestra mente a los dólares, con sus centavos y sus monedas distintas. Sin embargo, regando lluvia mientras llueve, se realizan acciones económicas no tan bien vistas, sobre todo en la renegociación de los bonos Global. Eso sin olvidar al Cura Flores (googleen, es buena historia). La inevitable crisis que desencadenó en una masiva migración a Europa, en particular, fue solventada precisamente por las remesas que éstos enviaban a sus familiares.

En el defenestro a Mahuad actuó protagónicamente el Coronel Lucio Gutiérrez Borbúa (ningún parentesco que conozca con los Banderines), junto a otros más, fue encarcelado por protocolo y se lanzó con el Partido Sociedad Patriótica “21 de enero” a la palestra pública con tanto ánimo que se olvidó inaugurar la razón, así fue, Lucio ganó las elecciones y fue nuestro Presidente. Bueno, tal vez el nuestro no esté bien, porque gobernó con la tutela del Ingeniero dueño del país, se rodeó de figuras de la derecha, como Guillermo Lasso o Mauricio Pozo que participaron de modo destacado, en la visita que haría Lucio a Bush en la Casa Blanca, en dónde se destaca el entreguismo protagónico de la reunión. Y el camino de Gutiérrez se llenó de más flores, la Corte de Castro, el Pichi, su idolatría al izquierdista Hugo Chávez, el regreso efímero de Abdalá y, sobre todo, la institucionalización de las coímas, porque aún circula en Redes Sociales un video en el que se ve a un ex Ministro de Obras Públicas de ese Gobierno, manifestando su decisión de “pedir” el % de soborno, casi legalizado.

Ya en CIESPAL, una legisladora Viteri, tan a la moda como los RBD, posesionaba al Vice, porque Lucio murió en el intento y se fugó. Fue un Gobierno transitorio el de Palacios, sonaron casos en Andinatel, incluso el ex Secretario Jurídico, Alexis Mera, denunció hace poco más de 10 años, actos que comprometían a funcionarios del BEDE de aquel Gobierno, se veía al Presidente como un hombre sereno, de decisiones analizadas, pero no hay que olvidar su cercanía a la élite porteña, sobre todo al momento de hablar de políticas comerciales y tributarias. En su Gobierno fue Ministro de Economía Rafael Correa Delgado.

Y Correa, es tan fresco que la tinta aún se corre, porque es un hecho que es el Gobierno que más ha hecho, pero no el mejor en control. Han sido 10 años en donde la información y, sobre todo, la comunicación inmediata, se ha desarrollado de modo exponencial, de manera que “todo se sabe”, ya en la realidad vimos casos como el Gran Hermano, en donde la inmoralidad fue el plato fuerte. Fabricio nunca lo negó, Rafael lo hizo rotundamente, denunció, pataleó y todo pasó. Y continuó con su familia, fue Pedro, su primo quien la embarraba, falsificó un título, que fue el pretexto perfecto para despistar la opinión pública, sobre todo cuando ya en el exilio, su Abogado develaba conversaciones comprometedoras con el ex Fiscal Galo Chiriboga, el de Madrigal. Saltándose el orden y olvidando algunos casos, debemos mencionar a Gastón Duzac y su préstamo (por cierto, uno de los involucrados, fue indultado por Correa en los últimos días de su mandato, luego de ser sentenciado a varios años de prisión, pidió perdón y fuera¡), fue el Ministro del Deporte, Raúl Carrión, el que demostró al país entero que a los cheques les falta sal. Pero eso es problema de los banqueros con CriSal. Y Ministros y más ministros, con mayúscula algunos, Caroline Chang y las ambulancias, Patiño y los pativideos. Alecksey Mosquera. Llegamos lejos con Carlos Pareja Yanuncelli, el prófugo SuperStar, CAPAYA para los panas de la Refinería de Esmeraldas, bueno, no fue tan buen amigo con Alex Bravo que en cana ve los #CapayaLeaks. Hace un par de años se venía hablando en la palestra política de Ricardo Rivera, tío de Jorge Glas, vicepresidente de Correa y ahora de Moreno, el legislador Andrés Páez develó millonarias transferencias, pero nada se hizo, tuvo que venir información de Brasil para detenerlo un par de horas, en vehículos cómodos, con aire acondicionado, luego le trasladaron a Quito, le formularon cargos y lo dejaron con arresto domiciliario, con todas las facilidades que requiere un magnate de los negocios de 68 años de edad.

No me sorprende Odebrecht, en lo absoluto, porque así como “todo se sabe”, también todo puede ocultarse, pero no para siempre. La historia demora poco en volverse Historia, hemos escarbado “por encima” los últimos años y el caos ha imperado, esperamos aún el re-nacer, ya planteó en El cierre de los jardines de occidente, Jorge Boch que “toda sistematización especializada, si ha de ser verdaderamente comprensible, presupone un caos inicial en el que todas las transgresiones han sido permitidas”. La corrupción es una transgresión que no entiende de caos, porque sobrevive, o será acaso que es el caos mismo de la sociedad?

12/06/2017

Corruptos

Anuncios