Amarga,

tan simple

que invades

con la complicidad

de un beso.

.

Quién ha de entenderte.

.

Por lo pronto:

acompáñame,

te necesito,

no te quiero cerca,

me alegras el alma,

te aborrezco.

Te pienso.

No te marches.

Anuncios