“Entre las víctimas de esa masacre figuraron varios miembros de la logia Ley Natural, entre ellos el radical y apasionado republicano Juan de Dios Morales, que había sido el alma de la revolución y que ya desde el terremoto de 1797 habla venido denunciando la desidia e irresponsabilidad del gobierno colonial frente a las angustias de la población quiteña; el culto y sobrio abogado Manuel Rodríguez de Quiroga; el liberal y progresista sacerdote José Luis Riofrío, que habla agitado a las masas populares en favor de la Independencia y convencido al marqués de Selva Alegre, su Venerable Maestro, para que aceptara la presidencia de la Junta Soberana; el coronel Juan Salinas, que años antes organizara las milicias disciplinadas de Jaén y contuviera con ellas los avances de los portugueses en el área del Marañón, y que desde agosto de 1809 organizara y dirigiera la “Falange Quiteña”, germen del primer ejército nacional; el inteligente y audaz colonizador Mariano Villalobos, que fuera pionero en la empresa de extracción productiva de la canela de Quijos y Cumbaratza para su exportación a Europa; el progresista Juan Pablo Arenas, tío de Vicente Rocafuerte; los tenientes coroneles de milicias urbanas Francisco Javier Ascásubi, Nicolás Aguilera y Antonio Peña, el capitán José Vinueza, el teniente Juan Larrea Guerrero, Manuel Cajías, Anastasio Olea y Vicente Meló. El único patriota que logró escapar fue Pedro Montúfar, hermano del Venerable Maestro de la logia quiteña.”[1]

Dentro de los miembros de la R:. L:. S:. Ley Natural, bajo el mallete del V:. M:. Juan Pío Montufar y Larrea , constaban, entre otros, los QQ:. HH:. Juan de Salinas, Juan de Dios Morales, Manuel Rodriguez de Quiroga, José Luis Riofrío, Juan Pablo Arenas, etc.

Sin duda las fuerzas realistas ideadas por el Conde Ruiz de Castilla, además de su interés político, envió una dedicatoria a la naciente masonería ecuatoriana, sin embargo el V:. M:. logra escapar, junto a él, otros masones como José Mejía Lequerica y Vicente Rocafuerte continúan el trabajo masónico en nuestro Territorio.

Los masones mencionados dieron ejemplo de valentía y amor a la tierra que les vio nacer, supieron ofrecer sus vidas en aquel fatídico 2 de agosto, sin embargo su sangre colma páginas enteras de ejemplo patriótico para las nuevas generaciones masónicas.

Andrés Guamán Freire


[1] NÚÑEZ SANCHEZ, Jorge, Ecuador: El aporte masónico al estado republicano, Edición digital, Quito-2000. Link: http://es.calameo.com/read/000216306a5e9d459c97a

Anuncios