Cuántas veces hemos escuchado la típica frase medieval “déjale que me pegue, al final aunque mate marido es”, al respecto mi hermano muy sutilmente me obsequio el libro Ángeles o Demonios? de Jenny Londoño, una excelente socióloga, esposa de un buen amigo mío, Jorge Núñez, la cuestión es que revela tantos estigmas incrustados en la mente americana, y en particular en la mente ecuatoriana, es refundirnos en la sociedad y plasmar en un texto los problemas que acarrean las mujeres incluso ya en la primera década del siglo XXI, vale aclarar que el texto se lo escribió en el 96, un dato muy curioso es la manera como la iglesia ha desmerecido el papel de la mujer en la vida cotidiana, relegándoles el poder que por naturaleza poseen, llevándoles directo al infierno por ser las causantes del pecado original, cuanta ironía causa la fe, tomando palabras de Jenny “La religión judeo-cristiana, los prejuicios feudales y la conciencia misógina de los grandes “teólogos” de la iglesia , crearon y difundieron un conjuntos de creencias y disposiciones que sentaron las bases de la inferioridad social de la mujer”(pág. 10), pero el título tan completo nos regala un amplio pensamiento sobre quien es Ángel y quien es Demonio.

Los que cuestionamos la tarea histórica de la iglesia nos volvemos a preguntar cuál fue el objeto de relegar a tan ruin tarea a las damas, a las matriarcas, a aquellas personas génesis de la vida. Miles de interrogantes podrán surgir, acaso la primera es la ambición económica y la falta de recursos para mantener a través de una institución religiosa a toda su descendencia, tenemos que especificar que los primeros religiosos católicos poseían una familia es decir legalmente tenía esposa e hijos.  Y porque darle ese toque homosexual a Jesús, acaso por ser el mesías no podía probar los placeres de ser un humano, recuerdo a Dan Brown  y su código, tal vez inconclusas sus hipótesis pero con mucha verdad en ellas,  sería de concluir en un solo hecho… mentiras, mentiras, mentiras.

Hace poco mi familia elevo su fe y por el hecho gastaron exorbitantes cantidades de dinero por dar una misa, acaso el pensamiento no ha evolucionado, acaso la fe nos induce a tanta ignorancia, el catolicismo es sinónimo de ser cuadrado, acaso nuestra deidad nos obliga a alimentar a toda la aristocracia de un pueblo, e incluso el reservarse el derecho de entrada a aquel que no satisface los requerimientos sociales para el efecto,  la atadura de la venda se nos está zafando.

Quisiera que a través de los comentarios me respondan. Quien es Ángel y quien es Demonio.

Anuncios