¿Te sorprende Odebrecht?

Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

No sé cómo, pero cuando tuve uso de razón, la corrupción estaba en su máximo apogeo, en mis tiempos de infancia se discutía “entre adultos” el paseo de Dahik por Costa Rica, Flores y Miel (que me sonaba tan dulce), después fue Abdalá con los Iracundos, la ministra Correa, las mochilas amarillas (que sí la tuve porque estudié en una escuela fiscal), a los pocos meses y con la angustia familiar del nacimiento de mi último hermano Alejandro, botaron a Bucaram los primeros días de febrero de 1997 y el parto fue el 7. Las calles de Quito estaban devastadas y la conciencia de los ecuatorianos, aún más. Rosalía tenía que ser Presidenta, eso lo establecía la constitución vigente, o al menos la mayoría de Cartas Magnas establecían aquello, pero se bailó y se volvió a bailar. La oposición, encabezada por Jaime Nebot, León Febres Cordero, Xavier Neira y demás, como ocurre tantas veces en el Ecuador, manoseó la Constitución, y el Congreso, a través de una figura incompatible con la realidad política, nombra a Fabián Alarcón Rivera como Mandatario Interino, sí, aquel momento, en Banderines Gutiérrez se desataba una y otra promoción con las bandas presidenciales. Como Gobierno improvisado que era, tuvo que improvisar, no le quedaba de otra, planificó el día a día, pagó favores relacionados con su posesión, y se fue, sin pena ni gloria, de hecho pernoctó algún tiempo desde una celda en el García Moreno, salió, absuelto o no, está libre como todo poderoso.

La historia de Mahuad está tan viva con la promoción gubernamental, que solo agregaría, que cuando a un hombre le botan al rio con los brazos y las piernas atadas, se debe buscar la manera de sobrevivir, al costo que sea, y Jamil tuvo que sobrevivir su Gobierno con la presión del cambio de milenio, y la cantidad inimaginable de errores estructurales del país, desde un sucre que se venía devaluando progresivamente, una Legislación elaborada y diseñada por malos banqueros, crisis política acumulada, y, sobre todo, la voluntad omnipresente de todo Mandatario, incluyendo los contemporáneos, de beneficiar a ciertos grupos privilegiados históricos y, en su mayoría de casos, creados por las coyunturas. Tal es el caso de negocios financieros que afloraron desde finales de los 80 e inicios de los 90, que vieron su auge en Gobiernos inestables con políticas fiscales y monetarias blandas. Los Isaías, Aspiazu, Lasso y demás, vieron el negocio del fin del siglo, cuando vincularon descaradamente, el poder político con su poder, fue tan normal verle a Ana Lucía Armijos, representante de los Bancos Privados, como encargada de la política monetaria, porque recordemos que en esos años, teníamos el control absoluto de la emisión de dinero, decía, era normal verle ocupando cargos protagónicos en el Banco Central, Ministerios del ramo, y seguir siendo, descaradamente, la ejecutora de políticas de ajuste fiscal que beneficiaba sólo a ellos, su grupo.

Siguiendo la línea histórica, Mahuad huye, le sucede Gustavo Noboa, descendiente directo de don Diego Noboa, personaje histórico y tradicional de la urbe porteña, no puedo asegurar si exponente del conservadurismo guayaco, pero su Gobierno no fue tan conmocionado, frente al anterior, más bien fue un tiempo de transición obligatoria, teníamos que acomodar nuestra mente a los dólares, con sus centavos y sus monedas distintas. Sin embargo, regando lluvia mientras llueve, se realizan acciones económicas no tan bien vistas, sobre todo en la renegociación de los bonos Global. Eso sin olvidar al Cura Flores (googleen, es buena historia). La inevitable crisis que desencadenó en una masiva migración a Europa, en particular, fue solventada precisamente por las remesas que éstos enviaban a sus familiares.

En el defenestro a Mahuad actuó protagónicamente el Coronel Lucio Gutiérrez Borbúa (ningún parentesco que conozca con los Banderines), junto a otros más, fue encarcelado por protocolo y se lanzó con el Partido Sociedad Patriótica “21 de enero” a la palestra pública con tanto ánimo que se olvidó inaugurar la razón, así fue, Lucio ganó las elecciones y fue nuestro Presidente. Bueno, tal vez el nuestro no esté bien, porque gobernó con la tutela del Ingeniero dueño del país, se rodeó de figuras de la derecha, como Guillermo Lasso o Mauricio Pozo que participaron de modo destacado, en la visita que haría Lucio a Bush en la Casa Blanca, en dónde se destaca el entreguismo protagónico de la reunión. Y el camino de Gutiérrez se llenó de más flores, la Corte de Castro, el Pichi, su idolatría al izquierdista Hugo Chávez, el regreso efímero de Abdalá y, sobre todo, la institucionalización de las coímas, porque aún circula en Redes Sociales un video en el que se ve a un ex Ministro de Obras Públicas de ese Gobierno, manifestando su decisión de “pedir” el % de soborno, casi legalizado.

Ya en CIESPAL, una legisladora Viteri, tan a la moda como los RBD, posesionaba al Vice, porque Lucio murió en el intento y se fugó. Fue un Gobierno transitorio el de Palacios, sonaron casos en Andinatel, incluso el ex Secretario Jurídico, Alexis Mera, denunció hace poco más de 10 años, actos que comprometían a funcionarios del BEDE de aquel Gobierno, se veía al Presidente como un hombre sereno, de decisiones analizadas, pero no hay que olvidar su cercanía a la élite porteña, sobre todo al momento de hablar de políticas comerciales y tributarias. En su Gobierno fue Ministro de Economía Rafael Correa Delgado.

Y Correa, es tan fresco que la tinta aún se corre, porque es un hecho que es el Gobierno que más ha hecho, pero no el mejor en control. Han sido 10 años en donde la información y, sobre todo, la comunicación inmediata, se ha desarrollado de modo exponencial, de manera que “todo se sabe”, ya en la realidad vimos casos como el Gran Hermano, en donde la inmoralidad fue el plato fuerte. Fabricio nunca lo negó, Rafael lo hizo rotundamente, denunció, pataleó y todo pasó. Y continuó con su familia, fue Pedro, su primo quien la embarraba, falsificó un título, que fue el pretexto perfecto para despistar la opinión pública, sobre todo cuando ya en el exilio, su Abogado develaba conversaciones comprometedoras con el ex Fiscal Galo Chiriboga, el de Madrigal. Saltándose el orden y olvidando algunos casos, debemos mencionar a Gastón Duzac y su préstamo (por cierto, uno de los involucrados, fue indultado por Correa en los últimos días de su mandato, luego de ser sentenciado a varios años de prisión, pidió perdón y fuera¡), fue el Ministro del Deporte, Raúl Carrión, el que demostró al país entero que a los cheques les falta sal. Pero eso es problema de los banqueros con CriSal. Y Ministros y más ministros, con mayúscula algunos, Caroline Chang y las ambulancias, Patiño y los pativideos. Alecksey Mosquera. Llegamos lejos con Carlos Pareja Yanuncelli, el prófugo SuperStar, CAPAYA para los panas de la Refinería de Esmeraldas, bueno, no fue tan buen amigo con Alex Bravo que en cana ve los #CapayaLeaks. Hace un par de años se venía hablando en la palestra política de Ricardo Rivera, tío de Jorge Glas, vicepresidente de Correa y ahora de Moreno, el legislador Andrés Páez develó millonarias transferencias, pero nada se hizo, tuvo que venir información de Brasil para detenerlo un par de horas, en vehículos cómodos, con aire acondicionado, luego le trasladaron a Quito, le formularon cargos y lo dejaron con arresto domiciliario, con todas las facilidades que requiere un magnate de los negocios de 68 años de edad.

No me sorprende Odebrecht, en lo absoluto, porque así como “todo se sabe”, también todo puede ocultarse, pero no para siempre. La historia demora poco en volverse Historia, hemos escarbado “por encima” los últimos años y el caos ha imperado, esperamos aún el re-nacer, ya planteó en El cierre de los jardines de occidente, Jorge Boch que “toda sistematización especializada, si ha de ser verdaderamente comprensible, presupone un caos inicial en el que todas las transgresiones han sido permitidas”. La corrupción es una transgresión que no entiende de caos, porque sobrevive, o será acaso que es el caos mismo de la sociedad?

12/06/2017

Corruptos

Anuncios

Alcurnia

Empecé por retirar la ceniza que se había acumulado hace un par de horas, la resina que salta al final de cualquier pipa se pegó en la basta del pantalón a modo de maldición, tal vez porque la conciencia sabe las infamias de los vicios, de cualquier manera ni la mancha que deja el intentar limpiar lo eternamente sucio ni la señora que viene por atrás, me impedirán prender dos o tres veces más, tanto apotema de ilusiones, con tanto misterio que cualquier olfato demandaría un vuelve, retorna, sube, vuelve libre, porque no quiero secarme en la acera, porque huele a amistad, a la misma amistad que se da la gente normal, pero sentados en cualquier pastizal, o en la calle sola, todo compartimos, el trago, la mota, la ropa, a veces.

(Pedro se retiró un cartón de lavadora Mabe que le daba abrigo en la calle 10 de diciembre, en ese momento circulaban tantos autos que esa calle secundaria parecía la avenida principal de cualquier gran ciudad, él, junto con dos personas más pernoctan en una casa sin terminar, entre hierbas que sobrepasan la cintura, podemos asegurar su adicción a la guanchaca, sin embargo no podemos asegurar otra adicción, aquel día, por primera vez para nosotros, los transeúntes, encendía una pipa de madera fina a simple vista, parecía delirar y un olor particular rondaba el ambiente)

Los aristócratas cruzamos el pie y fumamos, porque somos tres Condes, educados a la antigua, con pelo y barba larga, un poco descuidada, pero de alcurnia, como diría alguna vez doña Marieta, o Enriqueta, (la mancha de mi pantalón nuevo no me deja concentrar, y el abusivo del Conde de al lado se repite, fuma mi parte y se echa a reír, qué pena!), hemos analizado profundamente el Contrato Social de Rousseau y nunca estamos de acuerdo con él, seguimos de acuerdo con Carlos V, nosotros los aristócratas vivimos en el mundo, somos especie rara que ustedes, siervos del sistema, deben idolatrar, alimentar y vestir, sobre todo eso, porque la mancha no me deja seguir así que me empeño a fumar, si saben ustedes que en la humareda se disuelven las angustias propias de la humanidad, porque los dolores se difuminan en la grisáceo mosaico de certezas que se forma cuando uno u otro lo expulsa para siempre y deja en el universo lo que mezcló su cuerpo, la saliva y el jacho para no volver jamás, tan solo permitir que el hipotálamo beneficiario expulse destellos, con lunas y perros verdes, de todas las razas de lunas.

(Pedro tiene aproximadamente 55 años, al menos el relato de mi madre dice que hace 15 años se “mudó” desde Ambato, un vecino que entabló varias conversaciones con él, me asegura que fue Empresario, que gerenció alguna empresa automotriz en su ciudad, presumimos que llegó a la indigencia producto de su alcoholismo. Veo que el grupo se comparte afanosamente la elegante pipa, uno de ellos ríe a carcajadas, Pedro saca marihuana de una pequeña caja de madera fina, seguramente encontró o robó el distinguido kit.)

En este país no valoran la nobleza que nosotros representamos, incomprendidos por nuestra condición de seres superiores, la envidia carcome a todo individuo que se cree la divina papaya. Debo contarles que mantengo una enemistad de generaciones (como la de las familias de Romeo y Julieta) con el dueño de una casota, Enrique Gangotena, él dice ser Marqués, yo le he dicho que soy Conde y desde ahí, ambos no nos reconocemos. El hecho es que mientras mi par, el Conde de Montalvo, se acababa y yo me prestaba a recargar la pipa, siento la presencia de mi enemigo, con vozarrón de guerra, me arrancha el instrumento de inspiración, con apatía me grita “Mendigo de mierda” y creí que se iría, buscó la caja, vacía, pero se la llevó.

(Don Enrique Gangotena, heredero de una inmensa propiedad en el sector, se bajó de un BMW X6 e increpó a Pedro, le arranchó los instrumentos, gritó varias cosas mientras los vecinos salían a ver qué pasaba, claramente nos dimos cuenta que los mendigos sustrajeron los utensilios de la casa de Gangotena. Ambos miraron al cielo, el uno agradeciendo y el otro maldiciendo, Pedro se dio la vuelta, recogió su cartón y reían sin control, el otro se subió al auto, no encendió la pipa, seguramente la esterilizará y esperará que su dealler venga el martes próximo. Cosas de vicios.)

10/05/17

alcurnia

La Cantonización…[1]

Por Andrés Guamán Freire[2]

Si cerramos los ojos e imaginamos que estamos 79 años atrás, quizá lleguemos a ver a honorables señores y elegantes damas que discuten por qué caminos debe ir Sangolquí, todos vecinos cercanos, con un objetivo en común, trabajar en conjunto para ver a su tierra bella y próspera. Sabemos que la historia está compuesta por aciertos y desaciertos de la humanidad, quiero enfocar el contenido de este relato en un acierto de nuestra propia historia, de hecho, la cantonización constituyó la posibilidad de construir nuestra identidad, con autonomía política, disponíamos, por fin, de herramientas para “ir descubriendo” el amor noble y dulce a la tierra, para armarnos de valor, y amasar nuestros propios caminos. No todo ha sido blanco en este mosaico, todas o casi todas las etapas del proyecto de cantonización tuvieron su grado de dificultad, pero ahí estuvo la mano firme de sangolquileños visionarios que con trabajo y patriotismo marcaron el punto de partida para el progreso, el tan anhelado sueño de todo pueblo. Con anticipación me disculpo si cometo errores o imprecisiones, de la misma manera quiero invitarles a disfrutar con tranquilidad de esta lectura que tiene muchos nombres y fechas, les ruego me tengan paciencia y lleven esta revista con ustedes, lean este artículo y lo guarden o regalen, porque mientras más somos los que conocemos, más libres seremos, y con libertad hacemos valer nuestros derechos. Vuelvo a pedir que imaginen al Ecuador de inicios del siglo XX, con su atención, comenzamos:

En los años 30, el mundo se encontraba sumido en una gran crisis económica, se habían impulsado programas que incentivaran las economías mundiales, la misión Kemerer en el Ecuador, la creación del Banco Central. El aparecimiento de nuevos pensamientos dentro del orden ideológico, el surgimiento del socialismo y el comunismo como contrapartida al sistema dominante. Había sido el Dr. Velasco Ibarra designado presidente de la República el 1 de septiembre de 1934 hasta el 21 de agosto de 1935. Sube al poder Federico Páez oprimiendo a los velasquistas y ofreciendo entregar el poder a quien, por decisión del pueblo, haya sido designado Presidente de la República. Nunca cumplió esta promesa, gobernó de interino hasta el 22 de octubre de 1937, siendo depuesto por su Ministro de Defensa el General Alberto Enríquez Gallo.

En Sangolquí, parroquia rural de Quito, se vivía en la armonía de la ruralidad y los anhelos incesantes de progreso. Se tiene entendido que a inicios de la Revolución Liberal (1895) existió un pedido del cura Vicente Eloy Ortega, con el fin que Sangolquí sea considerado para ser cantón, la respuesta del Congreso fue cordial e indicaba el destiempo del pedido, sin embargo “a primeros de Enero de 1938 vino a Sangolquí el señor Teodoro Arrieta, como Jefe de la Oficina de Telégrafos. El 16 del mismo mes, con el señor José Enrique Tello, después de elogiar el clima y la hospitalidad de Sangolquí, manifestó su extrañeza de que aún no tuviese la categoría de Cantón. “Esa inquietud tenemos, le responde, pero para eso necesitamos dinero y no encontramos apoyo en nuestros paisanos…” el señor Arrieta contesta diciendo: “Necesitarán, es verdad mucho dinero para pago de Abogado, pero yo, como que me llamo Teodoro Arrieta, ofrezco un Abogado, que les ayude en todo gratuitamente. Dé aviso a sus amigos””[3]

El momento coyuntural, es decir, la dictadura de Enríquez Gallo y el ímpetu que generó la conversación y apoyo de Teodoro Arrieta en la  consecución del objetivo de cantonizar a Sangolquí se vio conjugado con el apoyo que tuvieron de muchas personas del pueblo. La noticia fue corriendo y entusiasmando a las personas; Mariano Guayasamín, Humberto Tinta, Amable Pérez, José María Zúñiga se adhirieron a Tello y Arrieta para sesionar por primera vez el 25 de enero de 1938 en la sala de Oficina Telegráfica, en la que se manifiesta el apoyo del Dr. Gonzalo Oleas y su hermano, quienes se hallan muy cercanos al Jefe Supremo y podrán “obtener fácilmente la cantonización de Sangolquí”[4], citándose para una nueva reunión el día siguiente.

En la siguiente sesión, con mayor número de concurrentes, se acuerda que todo el personal de este Comité se trasladase a Quito el día sábado 29 de enero de 1938, con el fin de hablar con personas de valioso influjo para que apoyasen la consecución del objetivo, además se nombra una comisión para conformar una estadística del pueblo. Al igual que la primera sesión se la realizó en la Oficina Telegráfica.

La tercera sesión se vio impedida por la resistencia del Jefe Político que se oponía a la idea de poder cantonizar, envió a través del mismo Arrieta, un telegrama al Jefe Nacional de Telégrafos aduciendo que en la oficina de Sangolquí se realizaban “sesiones clandestinas de orden subversivo”, tuvieron que refugiarse en el portal de la casa del señor Rafael Rojas, pese a la resistencia del Jefe político y de algunas personas que pensaban que al crearse un Municipio, los impuestos serían más elevados y se exigiría más “higiene”, los precursores idearon métodos para adhesión de personas; se mociona informalmente que se promueva “la famosa mentira de que el vecino pueblo de Conocoto trata de cantonizarse”[5], la falsedad cayó muy bien dentro de los ideales del Comité, muchas personas se adhirieron con “plata y persona”.

Las próximas reuniones sirvieron para que se formaran comisiones y se deleguen actividades. También se gestionaba el apoyo de los sangolquileños residentes en Quito, liderados por Benjamín Lastra. Todo parecía marchar bien, hasta cuando el Abogado, ofrecido por el señor Arrieta comunica que apoyará todos los objetivos del pueblo, pero sus servicios costarán $ 30000 (TREINTA MIL SUCRES), esta noticia paró momentáneamente el proceso de Cantonización.

Tuvo que pasar dos semanas en los que se vieron truncadas las ideas progresistas de los miembros del Comité, hasta que reciben una noticia que levantó el ánimo de los sangolquileños comprometidos, Benjamín Lastra a través de Francisco Castro informó a José Tello que la Colonia de sangolquileños residentes en Quito, realizarán un desfile en Quito pidiendo al Jefe Supremo la cantonización y además la Colonia estaba dispuesta a apoyar y ayudar económicamente para cumplir esta aspiración, la misma tarde sesiona el Comité y se propone llamar al pueblo a la creación de la “Gran Asamblea” o “Comité Central”, que sesiona el día 22 de febrero de 1938 con más de 500 personas. Las palabras iniciales estuvieron a cargo de Alonso Báez quien manifestó que el Comité Central debe ser nombrado por el pueblo.

El Comité  se conformó con el señor Alonso Báez de presidente, además se convocó a la ciudadanía a aunar esfuerzos y recursos. Se consigue el apoyo de la Central de Trabajadores, quien ofrece 8000 obreros para que acompañaran a un magno desfile en Quito. Se forma un Sub-comité Femenino, presidido por la señora Jesús Cevallos de Sosa y muchas otras damas ilustres que coadyuvaron con todo su apoyo y trabajo. Es importante mencionar la labor incesante de Carmen Petrona Guayasamín de Cevallos dentro del comité.

Por la intensidad creciente de trabajo, se nombra un segundo vicepresidente, recayendo el cargo en Aurelio Salazar; se recolecta más dinero y se recibe la adhesión de otras personas, sin nombrar algunos detractores que instigaban a la ciudadanía a que declinen a la idea de ser Cantón. Se obtuvo el apoyo gratuito de varios juristas y personas cercanas al Gobierno de facto y el continuo apoyo de la Colonia residente en Quito.  Se organizan varios actos sociales con el fin de obtener recursos económicos, entre ellos una Corrida de Toros y un Baile Social.

Se concreta que el día 8 de abril será el desfile cívico por las calles de Sangolquí, se convoca a las escuelas, sindicatos, obreros de la Fábrica Chillo Jijón, entre otros. Es recibido el Ministro de Gobierno el 2 de abril, ofreciendo presentar al Jefe Supremo buenos oficios, de hecho así lo hizo.

Se presenta formalmente la solicitud de cantonización al Jefe Supremo el 4 de mayo de 1938, adjunto a ese documento se encuentran 3600 firmas de respaldo. “Fuimos recibidos de la manera más cortés en el Salón Amarillo de recepciones especiales. La concurrencia que acompañó al acto estaba muy bien presentada y llego a 85 personas. Cuando vio el señor Jefe Supremo un personal tan selecto y numeroso, se dejó notar la sorpresa que se llevó; y el que os habla, tomando la palabra presentó el saludo de estilo a nombre del pueblo, cuyos representantes se hallaban presentes, e hizo saber el objeto de su visita, entregándole a la vez el documento de las aspiraciones de Sangolquí, como Magistrado probo, consciente de sus deberes y Militar honrado en su Gobierno. Aceptó gustoso el documento y contestando dijo: “Nombraré una comisión a que estudie y luego se traslade a esa parroquia para comprobar lo asegurado en el documento recibido, y no tendré inconveniente alguno para levantar a la categoría que se merece un pueblo altivo y digno”[6]

La comisión designada por el Jefe Supremo para estudiar la población de Sangolquí estaba presidida por el señor Luis F. Jácome, que emite un Informe con los pormenores económicos y sociales del pueblo. Siendo favorable, desde su óptica, que sea elevado a Cantón “Tiene dinero para ser más bella y más grande: solo le falta la acción que dé cumplida finalidad al empeño de progreso mediante un mayor cuidado de la entidad que ahora es su tutora o con la independencia de ella sería la mejor forma de hacer vivir y triunfar a ese pueblo y a esa hermosa e inigualable  región interandina.”[7] Un dato importante que deja el mencionado informe es la propuesta de Jácome que fuera integradas al nuevo cantón las parroquias Pintag y Alangasí, su propuesta incluía un hipotético límite que extendía el territorio y la población de modo exponencial. Cabe indicar que el informe legal se encuentra firmado por el escritor José de la Cuadra, en aquel entonces Secretario de la Administración.

El 22 de mayo es invitado el General Alberto Enríquez Gallo a Sangolquí, se prepara la mejor de las festividades para poder comprometer su firma, recibió regalos y elogios de los moradores, además se determinó que la calle de la entrada de Sangolquí llevara el mismo nombre del Jefe Supremo, es decir, Avenida General Enríquez Gallo, se retiró a las 4pm después de haber prometido la cantonización, sobre todo por el esfuerzo pormenorizado de cada uno de los promotores, particularmente de las jóvenes.

Efectivamente, el 31 de mayo de mayo de 1938 se emitió el decreto de Cantonización, llamando al naciente Cantón como Rumiñahui en honor al héroe indígena que fue símbolo de la resistencia y valentía, el decreto se sancionó el 2 de junio del mismo año;  la alegría y el patriotismo fue latente en el poblado ahora llamado Rumiñahui, sus linderos fueron los mismos de la parroquia rural de Sangolquí, las nuevas dignidades fueron escogidas por elecciones populares, la dignidad de Jefe político fue escogida a través de un Comité, siendo designado Ángel Almeida; los primeros concejales: Manuel Hidalgo Puente, Luis Acosta Dávila , Aurelio Salazar, José María Salas, Gabriel Larco, Moisés Salazar y Antonio Sosa Ávila, Siendo elegido el Sr. Manuel Hidalgo como primer Presidente del Concejo y el señor Aurelio Salazar Santamaría como Vicepresidente. Hidalgo duró muy poco tiempo en el cargo, renunció y fue remplazado por Salazar.

Vale precisar que por el año de 1927 se creó una Junta de embellecimiento de Sangolquí, iniciativa de algunos jóvenes de la época, que dotó de obras significativas, como la creación de la Biblioteca Popular, la Banda musical, adecuación de caminos y escasa dotación de servicios básicos. Así fue como pasó.

Anticipé lo extenso y pedí paciencia, pero este resumen nos invita a reflexionar sobre cómo el trabajo conjunto y el compromiso irrenunciable de un pueblo puede llevarnos a cumplir un sueño, sin importar las circunstancias. El suelo que caminamos, hace tiempo lo pisó gente visionaria que nos marcó el inicio, depende de nosotros y de nuestro compromiso por dejar un mundo mejor a nuestros hijos.

¡Viva Rumiñahui, la historia nunca muere!

Ahora comparta esta Revista, de seguro alguien más querrá saber la historia atrás del 31 de mayo.

[1] Actualización del artículo “Resumen Historiográfico de la Cantonización de Rumiñahui, publicado en 2011.

[2] Escritor (1990)

[3] TELLO, José Enrique, Memorias Sangolquí y su Cantonización, 1963

[4] Ob. Cit. P-19

[5] Ob. Cit. P-21

[6] BÁEZ, Alonso, Memorias. Ob. Cit. Tello 1963.

[7] JACOME, Luis, Informe comisión designada por el Jefe Supremo para estudiar la población de Sangolquí

Can2

General Alberto Enríquez Gallo firma su compromiso de cantonizar a Sangolquí, aquel día fue recibido apoteósicamente y la calle principal de entrada a la ciudad se llamó General Enríquez.

Can3

Primer Concejo Municipal – De pie, izquierda a derecha: Vásquez Fuller, Luis Acosta, Antonio Sosa Ávila, Alonso Báez, Arturo Batson, Humberto Tinta. Sentados: Rafael Rojas, Aurelio Salazar, José María Salas, Gabriel Larco Hidalgo, Avelino Puente. Archivo: Juan Tituaña.

Can1

Decreto de creación de Rumiñahui como cantón. Manuscrito que reposa en la Municipalidad, no tiene firmas.

Maizal

Etiquetas

, , , , , , ,

 

El suelo se humedecía

en la tempestad improvisada

de marzo sin abril

y hacía que las flores

embellezcan,

se hicieran suspiro

con jadeo y lujuria,

porque persiste el silencio barroco

de vivir lejos,

lejísimos,

bajo el espeso cielo llorón,

bajo ceniza

y nuestra alarma temprana,

la que nos despierta

con prisa sin pavor,

de golpe,

llorón como

nunca jamás.

 

Sonriente en el firmamento hizo lo suyo,

dio la vuelta,

mes a mes,

con reloj de sol,

amamantando cristales en nubes espesas,

mama tierra,

mujer sincera,

amante subterránea,

disipada en la humareda del pasado,

María,

dulces,

tu amor,

y el cielo,

nada más,

todas las estrellas,

toditas.

 

Y comienza de nuevo,

removiendo la tierra,

enterrando la maleza,

pariendo y sufriendo,

como lloraba el indio,

como lloro yo,

indio o no,

todo se mezcla,

la tierra bendita todo chupa,

bendita sombra de Huamán en el maizal,

todo se da,

todo crece,

aquisito no más,

hasta en la sombra,

tierra fértil,

y mezclas esperanzas con silencio

en la chacra,

“sentate acá,

warmi,

sentate,

mirá el amanecer,

mirá como las hojas crecen

con nuestro trabajo,

mirá”.

 

Mañana,

todos entre nosotros,

los que somos,

amapolas del Universo,

con queso,

con papas,

como hace cinco siglos,

en la misma tierra,

el Belén del Mesías,

pero aquí,

con historia propia,

con el sol del Inca,

con la luna de mi madre,

con el amor de mi vida,

la sonrisa eterna de mi sangre,

el ladrido del tiempo,

todos comiendo.

Todos.

AGF:.

01/Abril/2017Maizal.jpg

FIESTAS DEL MAIZ Y EL TURISMO

Etiquetas

, , , , , , , , , ,

SANGOLQUI HISTÓRICO, TURÍSTICO Y CULTURAL

 

Nuestros ancestros, en nombre del sol y la tierra fértil, dedicaban sus vidas al trabajo agrícola, al cuidado de sus animales y al comercio (sobre todo en Sangolquí por encontrarse en el centro geográfico del Valle de los Chillos), sus distracciones se fundamentaban en fiestas. El historiador español López Cantos sostiene que “las fiestas, las diversiones, los juegos, en una palabra, lo lúdico, ayudaron a sobrellevar las extenuantes cargas, que la sociedad le había asignado por fuerza. Sin ellos su existir hubiese sido gris y no menos enojoso”. Cabe recalcar que estas celebraciones, en la época colonial, constituían una forma de reafirmar los vínculos entre la Colonia y la Corona española.

 

No se puede desligar la cuestión religiosa de todas estas festividades, indistintamente de su naturaleza, pero se puede notar más en las Procesiones (no necesariamente religiosas) que debían estar encabezadas por un sacerdote. Estas manifestaciones en donde el populacho se adueñaba de las calles y dejaba aflorar su identidad, su alegría, sus costumbres indígenas y, en algunos casos, la mistificación de lo ibérico. Todo esto constituye el arte popular o colectivo (a diferencia del arte de autor o individual) que posee un mínimo contenido ideológico, pero guarda un mayor grado de distintivo cultural por su origen hereditario desde un pasado remoto.

 

Los Toros Populares surgen de este mestizaje, Manuel Espinosa Apolo, sociólogo ecuatoriano, sostiene que “si bien son una tradición de origen hispano, posee peculiaridades nacionales propias debido a la existencia de cierta simbología ritualística propia de las sociedades andinas prehispánicas. Entre estas se destaca la ofrenda de sangre, pues, al dejarse herir para verter sangre constituye el sentido mismo de la fiesta; rito muy común en las colectividades agrocéntricas. De ahí que la ausencia de heridos entre los intrépidos que se juegan la vida le quita, en gran parte, sentido de ser a dicha fiesta y, por lo mismo, importancia o gusto popular”. Es propia la cualificación popular: SI NO HAY MUERTOS, NO FUERON BUENOS TOROS.

 

Las Fiestas del Maíz y el Turismo constituyen la máxima expresión de la cultura rumiñahuense, nacen legalmente en los años sesenta del siglo anterior a través de la promulgación de una Ordenanza, pero su origen se remonta a la necesidad de expresión de los nativos del Valle de los Chillos, de modo que los visitantes que aprovechaban las vacaciones escolares en la Capital y visitaban nuestra localidad, se deleitaban de las tradiciones campestres que subsisten desde la Colonia. De modo que estas Fiestas originaron el protagonismo de personajes como el Chagra o el Danzante, no debemos dejar de lado al DiabloHuma, animador nato en cada comparsa.

 

Cada una de los eventos que se realizan en esta jornada que se extiende desde las últimas semanas de agosto y culmina, casi siempre, el primer fin de semana de septiembre, incluye la participación de la ciudadanía, los actores y gestores culturales despliegan su bagaje de expresiones para complacer a todos los concurrentes que acuden a Sangolquí para festejarlo cada año.

 

9 Reinas

A Belén y Bebé

No sabes

si la luna te sonrió un jueves,

vendrá

cualquier ilusión a decir que sucumbirá

la niñez,

mezclas tus riñones

con la placenta de hoy,

y van moviéndose los números,

como artesano analfabeto,

macheteando todo tu mundo

navegante,

ese sorbo inocente,

tus fluidos,

mis hematomas,

tus caderas,

los gametos,

los mismos que antaño

sirvieron para nosotros,

los mismos,

juntándose los necesarios

para juntarnos los tres

para siempre juntos,

nada más.

Y vamos contando

desde el infinito para atrás.

Ninguna idea.

Pandemia en tu desnudez,

levadura,

cromosomas y

saliva,

y tu producto en sanscrito

pasó de milímetros a centímetros,

pero esta vez

sí es real,

cuenta con latidos,

cuatro extremidades,

piso flotante,

alitas BBQ

y línea telefónica,

parqueadero para todos,

es real.

Lo llamarás como tú quieras

en privado,

pudiéndose llamarse alimaña

o similares.

 

Sueñas con perros anaranjados

mientras antojas algo nuevo.

 

Mujer de antaño en lienzo

empapado de acuarela fina,

verano de amapolas contigo,

juez de mimbre con aderezo seco,

sin forma porque abrazas

en tu saco

un antojo de los dos,

se hizo en octubre,

eso sabemos,

se hizo bien,

no hay duda.

Primeriza sos te hubiese dicho la Maruja,

no la tuya,

la mía,

la del Benigno,

vos sabes.

Déjame escribir por primera vez,

en primera persona,

a nuestra hijo,

el error es mío:

 

No sé si vienes tú a nosotros

o nosotros estábamos caminando

desde hace muchas lunas

hacia vos,

pequeña criatura creada por la magia

de amar bulliciosamente,

ya me entenderás.

Ya razonarás todo lo que tengo que decirte,

es muy importante que

sepas muchas cosas

(aparte del inmenso amor que siento por ti)

del mundo al que vienes,

vuelvo a los números

y te cuento que cada

tres palabras,

bebo un sorbo de café,

eso ya lo verás.

Eres hijo de mi Patria,

encintado en una tierra muy fértil,

de sol amplio y aguas caudalosas,

eres parte de este valle

santificado por todos los Dioses,

tu tatarabuelo fue Cacique y

también su abuelo.

Fecundo como tu madre,

eso serás,

veíamos tus manos y ya

te imaginábamos en tu campaña presidencial,

amasado,

curtida

y tallado.

Victoriosa porque ya eres grande,

sobrepasas los cinco centímetros al 2015,

fue tu primera encuesta.

Tu madre suele decir que no piense

que solo puedes ser político,

dice que puedes ser

Comandante de su parte de adelante

y yo me enojo,

algún momento entenderás

la vulnerabilidad

de ese alto mando.

Puedes ser cualquier cosa,

incluso todo,

ya lo hablaremos en su momento.

Criatura feliz.

 

Te zambulles esperando

rompernos el corazón.

Lo logras.

Rompes cada costilla,

cada meñique,

toda sonrisa se fabrica por ti,

almanaque de ilusiones y sueños,

nadarás,

gatearás,

caminarás,

correrás

y hasta volarás el mundo,

dando una vuelta,

dos

o las que quieras.

No es el mundo que

nos gustaría que vivas,

tampoco pudimos escoger nosotros,

así que nadie puede lamentarse,

tú allá en el séptimo pentagrama

y yo oyéndote,

leyéndote,

viéndote,

sintiéndote,

amándote,

los dos,

el Jefe,

la Mina y la Sisa,

el Gus y el Quinto,

de pronto.

Te espera un Jardín,

tomates de huerto,

maíz,

limones,

menta

…tomillo.

 

 

Comienza enero

y julio espera tu llegada,

Leonila,

Alicia,

Jesus,

Iván,

Doraemón,

un peluche,

mucho algodón,

definitivamente por el frio.

Algodón de azúcar,

también,

te lo comparto.

Viajas dentro de tu madre,

eterno,

lo retrataré en palabras,

en versos,

tu nombre,

nuestros nombres,

tu voz,

nunca tu silencio,

tu nombre.

Tu alegría,

tu almohada,

tu eternidad,

tus 9 meses,

9 reinas.

 

9 Reinas.

 

 

Tu Padre

11:43 01 de enero de 2016

Sangolquí – Ecuador

Juan de Salinas: su papel en la historia

Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

Por: Andrés Guamán Freire

 

A lo largo de la vida de los pueblos hemos encontrado personajes que marcan hitos en el quehacer público, mártires que han ofrendado su vida por la libertad, representantes de masas que, de una u otra forma, han coadyuvado al desarrollo de una localidad o del país.

El paso del tiempo nos brinda la posibilidad de recordar u olvidar los sucesos de importancia que hoy representan fechas icónicas dentro del calendario y, en algunos casos, símbolos patrióticos en el corazón de los ciudadanos.

Es menester de esta edición analizar el desarrollo militar, político y personal de uno de los hijos relevantes del Ecuador nacido de Sangolquí: la labor de Juan de Salinas y Zenitagoya, protagonista del primer proceso independentista de América a inicios del siglo XIX. Nació en 1755 y a los 22 años inició su labor militar en las Fuerzas Realistas, pronto llegó a ser Jefe de la Escolta Presidencial del español José Diguja, su labor militar se desarrolló en defensa de los intereses de la Corona, sobre todo en los levantamientos indígenas de la época.

Identificado ideológicamente con los criollos discípulos de Espejo, asistió también al festejo de Navidad de 1808 en la casa del Marques de Selva Alegre, Salinas se encargaría del Plan Bélico, desafortunadamente, sin mala intención, confió este plan al padre Andrés Torresano, cura de La Merced, éste lo transmitió al también cura Andrés Polo, pronto llegó a oídos del Conde Ruiz de Castilla, Presidente de la Audiencia, la excesiva confianza de Salinas hizo que lo arrestaran el 1 de marzo de 1809 en calidad de preso de Estado, fueron aprehendidos Montufar y Morales en los días siguientes, afortunadamente se libraron de acusación por haber negado todo y gestionar que se sustraiga el proceso denominado “La Conjura Navideña”.

Las cosas marchaban como se habían planeado, el intento se ejecutaría, bajo presión de Manuela Cañizares, la madrugada del 10 de agosto de 1809, Salinas estuvo a cargo de motivar a las fuerzas militares so pretexto de la invasión napoleónica, todo resulto según el Plan, Montufar presidió la Junta, Salinas fue Jefe de Falange y su grado era de Coronel, estaba a cargo de todo el cuerpo militar de este nuevo modelo de Gobierno.

Varios factores coadyuvaron a que se debilitase la fuerza de los Patriotas, el 14 de octubre, a petición del depuesto Presidente “chapetón”, entregó las Tropas a fin de cumplir el objetivo de Urriez de regresar las cosas a su antiguo estado. Salinas entregó las armas pese a la negativa de la ciudadanía, a pesar de ello, el 4 de diciembre fue apresado en su casa y trasladado al Cuartel donde permaneció en condiciones inhumanas casi 8 meses, hasta que el 2 de agosto de 1810 un grupo de ciudadanos intentaron liberar a los patriotas sin suerte, esto motivó una masacre general y la muerte de Salinas junto con Morales, Quiroga, entre otros mártires.

Es trabajo de las generaciones presentes realzar la inmensa importancia de cada uno de los sucesos históricos con sus líderes visibles y, por qué no, brindar el respectivo homenaje a los héroes anónimos que, escudados por un ideal, trabajaron incansablemente sin ánimo de protagonizar.

Es deber de la juventud buscar espacios para la difusión y democratización del pensamiento histórico; debería ser anhelo de todos la búsqueda de la conciencia social sobre la base del conocimiento, a fin de conseguir libertad para pensar y actuar.

LA NAVIDAD DE 1808

Etiquetas

, ,

Por Andrés Guamán Freire

A finales del siglo XVIII comenzaron a difundirse en América Latina los ideales independentistas de libertad, igualdad y fraternidad iniciados con la Revolución Francesa, llegan a las Colonias algunos escritos prohibidos de Montesquieu, Rousseau y algunos Enciclopedistas, se propaga la noticia de la Independencia de los Estados Unidos en 1776, todo esto causa inmensa preocupación en las Autoridades españolas en el Nuevo Continente.

Pronto llegó a alimentarse de estos ideales el Precursor Eugenio Espejo y, a través de la Escuela de la Concordia, irradió de estas ideas frescas a notables criollos nativos de Quito y sus alrededores, así fue como en 1792 Juan Pio Montufar y Larrea, colabora en la publicación del fugaz primer periódico de Quito, de modo que su relación con la causa independentista se afianzaba poco a poco, más aún a raíz de la muerte causada de Espejo.

Montufar, Segundo Marqués de Selva Alegre, adquirió el Obraje de Chillo, la histórica hacienda Chillo Compañía, antes propiedad de la Orden de los Jesuitas y caracterizada por su vasta producción y extensión, fue allí donde recibió y hasta hospedó a ilustres como el mismo Espejo, el Barón de Carondelet, Humboldt, entre otros.

Los primeros años del siglo XIX fueron de tranquilidad para la Corona, fue a partir de 1808, específicamente el 25 de diciembre, cuando en pretexto del festejo de Navidad se dieron cita en Chillo Compañía todos los discípulos de Espejo y otros que se adhirieron ideológicamente con la Independencia, nombres como Morales, Quiroga, Salinas, de la Peña, Riofrío, Larrea, Ante, entre otros, asistieron con sus familias a este acto. Las reflexiones se dieron en torno a la inestabilidad que vivía España en ese tiempo, la invasión napoleónica en toda Europa, la abdicación de Felipe  VII y el Reino español de José Bonaparte, todo traía consigo una sola conclusión: destituir a las Autoridades españolas e implantar un Gobierno autónomo quiteño.

Se dejó establecida como fecha de ejecución el Carnaval de 1809, desafortunadamente la intención no fue suficiente, de por medio existieron intenciones del Conde Ruiz de Castilla por frenar esta primera manifestación de Independencia así que ordenó la prisión del propio Montufar, Morales, Quiroga, de la Peña y del sangolquileño Juan de Salinas, pero fueron puestos en libertad con advertencia de ser condenados a muerte si persistían en su objetivo.

Así es como esta Tierra fue testigo de cómo se gestaron los ideales de Libertad en la Navidad de 1808, más tarde presenciará el paso de Sucre y todo su ejército Libertador, esta Tierra fértil llena de hombres y mujeres valerosas. En una próxima edición veremos toda la labor heroica de otro hijo nuestro: Juan de Salinas y Zenitagoya.

El nuevo masón – Hermanos


Pude contar hasta treinta y tres hasta que la velocidad del ventilador se aceleró a la de mi mirada, intenté apagarlo para comenzar nuevamente pero me interrumpieron tres golpes serenos en la puerta… Era un hombre alto, su mirada era fría y hasta cansada, cabello blanco y abundante por lo menos en los costados de su cabeza, el reflejo del sol en la voluptuosidad de su calvicie me llenó de luz sin siquiera saber su nombre y las intenciones de su visita.

Mi curiosidad y yo le invitamos a pasar, casi mecánicamente, sin escuchar la agudeza o gravedad de su voz, descorché el único vino que encontré en la cocina, entre la rendija lo noté mirando cada una de las fotografías que adornaban la soledad de mi sala, al regresar y ofrecerle la copa, supe que su nombre era Jorge, que venía de visita familiar pero no pudo percatarse que a donde iba, no estaba nadie. Por instinto caminó en la soledad de un lugar desconocido, tocó una puerta y la causalidad hizo que nos conociéramos. Intenté recordar su rostro de algún lugar, o tal vez su voz se traducía en letras y había leído su timbre de voz en algún lado, sería acaso escritor o político, poeta o abogado, quién sabe. La copa se terminó en la formalidad de la presentación -parecía la entrega de credenciales ante la Majestad de cualquier soberano-, me levanté con la idea de llevar el resto de vino, pero me dirigí a mi Estudio, rebusqué entre los libros de la primera estantería y ahí estaba, un libro leído muchas veces, admirado otras tantas de un autor complejo que nunca quise saber quién es -inmenso problema de los escritores, ojeamos un libro, nos encantamos, admiramos la postura y posición de las letras, el color del contenido, la voz alta de sus líneas, pero lo que menos nos interesa es conocer al escritor, ego tal vez, no sé- no quise llevarlo, él intuía que la espera tenía una razón clara, sabía que la visita no fue azar, la geometría le llevó a mi puerta, la ubicación de sus golpes en la madera, el brillo del compás y la escuadra en su anillo, la formalidad y posición de sus palabras, todo, absolutamente todo estaba ahí, perfecto, el aprendiz, el maestro, el vino, el libro, la improvisación de templo, la cámara, el Oriente, el número, todo.

Sabía que algo estaba mal -me inquietaba saber si la formalidad debía ser parte de este ritual improvisado o debía ser yo, la locura del poeta, la inquietud del joven, lo común de ser yo, simplemente eso-, a mi regreso con el sobrante de vino y la idea clara de quién es el sujeto que estaba frente a mí, le invité a que brindásemos por la República y sus símbolos -noté la extrañeza en su rostro y cierta incomodidad-, pero soltó una sonrisa, tal vez la primera de la tarde, continuó él brindando por los hermanos esparcidos por la faz del mundo, en especial por los que sufren, hubo un silencio inminente casi solemne, los dos recordamos a seres queridos que han partido al Oriente eterno. Nos dimos un triple abrazo con la mirada y seguimos platicando. Ya no era el sujeto frío y cansado, dejó de ser el Escritor para ser el fraterno, el amigo y hermano. Pasó de ser el hombre que escribió un libro que leí hace varios años al amigo que bromea con la historia, que cuenta sus anécdotas y hasta me enseña lo mítico y simbólico de la Fraternidad.

No hizo falta reteje ni preguntas míticas, fue suficiente con alzar la mirada al Hermano, brindar, fraternizar, soltar a la solemnidad y que prime la sinceridad, abrazar al Hermano, escuchar al Maestro y querer al Amigo.

En otra época tal vez hubiésemos platicado hasta muy tarde, pero su celular sonó casi al mismo instante que el mío, su esposa y mi novia, esperaban en lugares distintos el retraso que causó reconocer a un Hermano masón en la soledad de mi hogar. Lo más seguro es que algún día volvamos a sonreír frente a una copa o nos cubramos con un mandil del mismo color para construirnos, quién sabe, pero ahí estaré, con sabiduría, fuerza y belleza, pese a todo, esperando al Hermano.

emblema-mason